domingo, 5 de abril de 2015

Óscar Fábrega Calahorro

Andaluz de nacimiento y ciudadano del mundo, Óscar Fábrega Calahorro (Almería, 1976) es un apasionado de los misterios además de un incansable buscador de la verdad y el conocimiento. Licenciado en Humanidades, amante de la filosofía y la antropología, siente especial predilección por la literatura y la historia. 
Ha desarrollado una amplia trayectoria literaria como blogger y articulista en diversos medios de la red, aunque desde hace tres años se centró en el proyecto cultural colectivo “Pa lo que hemos quedao”, un pequeño rincón dedicado a la cultura en la red social Facebook, para el que ha escrito infinidad de artículos y que cuenta con más de 44.000 seguidores en la actualidad. 
Crítico y escéptico por definición, defiende la búsqueda del saber sin límite haciendo suya aquella frase del físico estadounidense Richard Feynman: “Hay que tener la mente abierta. Pero no tanto como para que se te caiga el cerebro”. 
Actualmente forma parte del equipo del programa de Candil Insólito, de Candil Radio (Huercal de Almería), un referente en el mundo de lo desconocido. 




Prohibido excavar en este pueblo



A finales del siglo XIX un párroco de una pequeña aldea del Languedoc francés, zona de leyendas y herejías, de la noche a la mañana, se hizo enormemente rico, tanto que compró numerosas tierras, realizó construcciones fastuosas y comenzó a vivir como un marqués. ¿Cuál fue la fuente de su riqueza? ¿Fue la venta ilegal de mis as, como afirmaron sus superiores eclesiásticos? ¿Encontró un tesoro escondido, como afirman otros? Sea como fuere, la historia de aquel sacerdote y de aquel bello pueblo, Rennes-Le-Château, se convirtió en un mito moderno, en el que el protagonismo lo comparten, a partes iguales, los actores del drama y los escritores que lo investigaron. Además, la aldea se convirtió en el lugar preferido para los buscadores de tesoros, que durante años se dedicaron a excavar en el pueblo en busca de una riqueza que nunca encontraron. Por desgracia en esta historia hay más mentiras que verdades. Y todo gracias a un señor que desde la sombra manipuló la Historia e inventó una extraña trama que fue poco a poco haciendo pública. Un verdadero embaucador que reclamaba el trono de Francia al considerarse último heredero de aquella estirpe real de la Edad Media, los merovingios… aquellos que, según “El Código da Vinci”, de Dan Brown, se mezclaron con los descendientes de Cristo. 
Lo que convertía a esta éminence grise en descendiente de Jesús…. 
Prologado por Jesús Callejo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...